Continúa la hegemonía de la concertada

La desproporción entre unidades  concertadas y públicas en la capital se mantiene. La hegemonía de la concertada es evidente en el conjunto de las etapas básicas de Infantil 2º ciclo, Primaria y Secundaria, con un porcentaje total del 60’52% de unidades (969 unidades), frente al 39’48% de unidades en la Pública (632 unidades).

Análisis por etapas

Infantil 2º ciclo: 15 unidades más en la Pública

Pese a que en el conjunto de la provincia las unidades públicas de infantil crecen en un número de 15, sin embargo en la capital se pierde 1 unidad de infantil[1]. La concertada sólo pierde 1 unidad de infantil, también en la capital[2].  Hay160 unidades en la Pública (44’94 %) y 196 en la Concertada (55’06%) en nuestra capital.

En los dos últimos años se han creado en Granada, capital y provincia, 37 nuevas unidades de Infantil en la Pública, pero desde 2012 el saldo neto es negativo en nuestra provincia, pues se han perdido un total de 219 unidades[3]. En cuanto al número de alumnado en el conjunto de  nuestra provincia, disminuye la matrícula en la Pública (380  alumnos/as menos) y en la Concertada (21 alumnos/as menos)[4].

Primaria: 44 unidades menos en la Pública

En la capital se han perdido 5 unidades en la Pública y 4 en la Concertada, por lo que actualmente hay 277 unidades en la Pública (37’48%) y 462 en la Concertada (62’52%).

En Granada capital y provincia se siguen perdiendo unidades de Primaria en la Pública. El curso pasado hubo 85 unidades menos (en el curso 2018-19 se recortaron también 70 unidades) y este año se han recortado 44 unidades. Estos recortes son consecuencia, principalmente, de los anteriores recortes en Infantil, además de la planificación en periodo ordinario con ratios ilegales que conllevan masificación en las aulas y que, como es sabido, USTEA ha llevado a los tribunales. En la Pública se han perdido en toda la provincia 1130 alumnos/as y en la Concertada 107.

Secundaria y Bachillerato

En la capital, hay en la actualidad 195 unidades de ESO en la Pública (38’54%) por 311 unidades en la Concertada (61’46%)[5]. En este caso, en el saldo neto no se han perdido unidades en la Pública.

En Granada capital y provincia ha habido un aumento del alumnado en la Pública de 523 alumnos/as, mientras que en la Concertada se han perdido 78 alumnos/as. En los SemiD (Infantil, Primaria y primer ciclo de ESO) el curso pasado se eliminaron 8 unidades y este curso se ha perdido 1 unidad. Es preciso recordar las movilizaciones durante el primer trimestre de este año de la comunidad educativa contra el posible cierre de estas unidades de 1º ciclo de la ESO en colegios en zonas rurales, con el apoyo constante de USTEA Granada,  que conllevaron la dimisión del delegado de educación y la paralización de esta medida, así como las encaminadas a eliminar Colegios Públicos Rurales y el famoso plan de los CEIPSOs, proyectos todos que hoy más que nunca parecen inviables.

En Bachillerato, en la capital todavía prevalece la Pública con 102 unidades (64’97 %) frente a 55 en la Concertada (35’03%). Este número de unidades concertadas, ya de por sí injustificable, puede verse fuertemente incrementado el curso que viene. Según parece, el anteproyecto de presupuestos contempla para el próximo curso un aumento de 60 unidades de bachillerato y FP, que se incrementaría un 25% el siguiente curso[6].

En Granada capital y provincia hay un crecimiento de 60 alumnos/as en los bachilleratos públicos y una disminución de 53 en la Concertada.

FORMACIÓN PROFESIONAL

En la capital, las unidades públicas de FP superan a la Concertada. En Grado Medio hay 78 unidades públicas por 54 concertadas. En el Grado superior hay 150 unidades públicas frente a 38 en la Concertada. En la FP Básica, la Concertada (26 unidades) supera ya a la Pública (25). Sin embargo, pese a estos datos, los datos provinciales de alumnado indican un descenso en las  matrículas  públicas (aunque la demanda supera ampliamente a la oferta) y un aumento en la Concertada[7]:

Decreto de Escolarización y borrador de la nueva Orden de Conciertos

Si el nuevo decreto de escolarización que entró en vigor el año pasado propició el aumento de la demanda en los centros concertados, introduciendo el concepto de demanda social y las áreas de influencia, la nueva orden de conciertos que entrará en vigor para el curso que viene permitirá el aumento de la oferta de unidades en los mismos, especialmente en las etapas postobligatorias, hasta ahora más limitadas a la concertación. El borrador de esta orden[8], que afectará a las etapas donde los conciertos llegan a su cuarto año (Secundaria, Bachillerato y Formación profesional, además de la etapa de infantil y la Educación Especial), decreta la renovación automática de las unidades de enseñanzas postobligatorias ya consolidadas (artículo 10.1). En segundo lugar, y esta es una novedad de calado, esta orden permitirá a los centros con unidades ya concertadas en la ESO ampliar los conciertos al bachillerato, tal y como establece el artículo 4, apartado3. Con los datos que ofrecemos de la etapa de Secundaria en la capital, es evidente que muchos centros podrán acogerse a este derecho y crear, o ampliar en su caso, unidades de bachillerato, lo que supondrá una indudable pérdida de unidades y de puestos de trabajo no sólo en los centros públicos de la capital, sino también de la provincia (principalmente en Santa Fe, Motril, Guadix, Baza, donde hasta ahora no había bachilleratos concertados).

En lo que respecta a la Formación Profesional, y bajo la excusa de la disminución de las tasas de fracaso escolar y de abandono educativo, esta nueva orden de conciertos prescribe que “se priorizará la concertación de ciclos formativos de grado medio, especialmente de aquellos con altos índices de empleabilidad” (art.10.2), promoviendo incluso la transformación de unidades de bachillerato “con bajas tasas de empleabilidad en unidades de formación profesional con alta demanda en el mercado laboral” (artículo 10.3b). El concepto de empleabilidad, que no sabemos cómo ni quién lo va a medir, va a ser la piedra de toque para establecer la viabilidad de etapas educativas como el bachillerato, lo que significa que esta consejería concibe esta etapa preuniversitaria como vinculada directamente al ámbito laboral, en contra de su propio Decreto 110/2016, de 14 de junio de bachillerato (modificado por el decreto 183/2020 de 10 de noviembre), cuyo artículo 2 establece que los fines del bachillerato son formativos e interdisciplinares y encaminados a “profundizar en la adquisición por el alumnado de una visión integradora, coherente y actualizada de los conocimientos y de la interpretación de la experiencia social y cultural”.

Como es sabido, entre los acuerdos del tripartito que gobierna en la comunidad andaluza estaba el del crecimiento de las unidades concertadas en bachiller y en FP, lo que el mencionado borrador corrobora en su preámbulo y el acuerdo presupuestario va a hacer definitivamente posible. Es también conocido el precedente vínculo del consejero de educación con una empresa privada de FP, así como las declaraciones que hizo a la prensa el 7 de octubre de este año, afirmando que “concertamos porque los recurso públicos no llegan a todos”. Este tipo de argumentos circulares (concertamos porque concertamos) reflejan no sólo su obsesión privatizadora y su desinterés por invertir en la enseñanza pública, sino el desprecio al trabajo que se ha venido realizando en el sector público en estas etapas, prefiriendo desviar el dinero público, que efectivamente es limitado, a las empresas privadas (en su mayoría religiosas) del sector educativo. Bien se podría invertir esta falacia y afirmar que, en realidad, los recursos públicos no llegan a todos y todas porque concertamos, por lo que desde USTEA Granada consideramos que la educación concertada no debe incrementarse, sino al contrario, reducirse hasta acabar desapareciendo un día. Desde USTEA Granada hacemos un llamamiento a toda la comunidad educativa para movilizarse en contra de este nuevo ataque a la enseñanza pública.

Unidades en enseñanza pública y concertada – Granada capital – Curso 2020-21
EtapaPúblicaConcertada%Pública%Concertada
Infantil 2ºciclo16019644,94 %55,06 %
Primaria27746237,48 %62,52 %
Secundaria19531138,54 %61,46 %
Bachillerato1025564,97 %35,03 %
FP Medio785459,09 %40,91 %
FP Superior1503879,79 %20,21 %
FP Básica252649,02 %50,98 %
Subtotal Infantil a Secundaria63296939,48 %60,52 %
Subtotal Infantil a Bachillerato734102441,75 %58,25 %
TOTAL987114246,36 %53,64 %

[1]BOJA 20 de noviembre de 2020. En todos los casos, tenemos en cuenta el saldo neto entre supresiones y creaciones.

[2]BOJA 11 de agosto de 2020.

[3]PADEI, https://www.facebook.com/166709813693437/photos/a.194200780944340/1209790272718714/  y BOJA 20 de noviembre de 2020.

[4]Datos y Cifras, Granada. Consejería de Educación 2019-2020. Consejo Escolar Provincial de Granada. Inicio de Curso 2020/2021.

[5] Los datos de Secundaria, Bachillerato y FP de la Pública de la capital proceden directamente de los mismos centros, puesto que la delegación no los hace públicos. Los datos de la Concertada proceden del portal de transparencia y de las correspondientes modificaciones anuales que se publican en BOJA.

[6] Acuerdo 29 de los presupuestos, en https://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-32-puntos-acuerdo-entre-gobierno-andaluz-y-para-aprobar-presupuesto-andalucia-202011181829_noticia.html.

[7] Datos y Cifras, Granada. Consejería de Educación 2019-2020. Consejo Escolar Provincial de Granada. Inicio de Curso 2020/202.

[8] https://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/normativa_en_elaboracion/20/09/Borrador%20Orden.pdf.